Un año después de la Cumbre de Panamá

Sobre los informes del Grupo de Trabajo Conjunto de Cumbres (GTCC): revisión, análisis y recomendaciones.

Autor: Felipe Caicedo Otero

 

Introducción

 

En el año 2001, en el marco de la Tercera Cumbre las Américas celebrada en Quebec, un conjunto de organismos internacionales presentaron un informe sobre los esfuerzos que cada una de ellas había hecho para cumplir con los mandatos acordados en la cumbre anterior (Chile 1998). Este grupo, presidido por la Secretaria de Cumbres de la OEA, estaba conformado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el Banco Mundial (BM), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID),  la Organización Panamericana de la Salud (OPS) . El resultado de la Cumbre de Quebec fue un acuerdo en el cual se hacía un llamado especial a la coordinación permanente de todas las instituciones del sistema interamericano.

 

Lo anterior sirvió para darle fuerza a la iniciativa de hacer reportes sobre la acción realizada para alcanzar los mandatos y ese mismo año, posterior a la Cumbre de Quebec, se firmó un acuerdo de entendimiento entre estas organizaciones a través del cual se creó el Grupo de Trabajo Conjunto de Cumbres (GTCC). Con el tiempo, el GTCC fue invitando a más organismos para que unieran esfuerzos y así lograr que los mandatos[1] se tradujeran en realidades positivas para la población en los diferentes países. Actualmente el GTCC está conformado por doce organizaciones (ver anexo) y la secretaría técnica sigue estando a cargo de la OEA.

 

El resultado de una Cumbre de las Américas es un documento que contiene los mandatos para la acción. Estos mandatos consisten en ejes temáticos que los presidentes consideran son los que deben ser abordados con mayor urgencia en los años posteriores a la cumbre. El trabajo del GTCC consiste en que cada una de las organizaciones que hacen parte deban trabajar en pro de los mandatos ya sea por cuenta propia, haciendo una alianza entre ellas o brindando asistencia técnica[2] a los gobiernos de la región.

 

Año a año, los miembros del GTCC presentan informes sobre las iniciativas que han llevado a cabo tomando como referencia los mandatos de la última cumbre celebrada. Los informes tienen una estructura enunciativa, en la cual cada institución reporta lasactividades que ha implementado. En el presente artículo se hará una revisión del primer informe presentado por el GTCC luego de la Cumbre de Panamá, teniendo como base para el análisis los mandatos de gobernabilidad democrática y participación ciudadana.

 

El artículo estará dividido en cinco partes. En la primera se mencionarán los mandatos suscritos a los dos temas objeto de análisis. En la segunda se presentará información sobre los organismos que han reportado acciones en los temas en revisiónincluyendo el número de iniciativas que ha llevado a cabo cada uno. En la cuarta parte se analizarán los datos presentados en los cuadros anteriores y luego se presentarán unas reflexiones finales.

 

I.          La gobernabilidad democrática y la participación ciudadana en la Cumbre de Panamá

 

Al finalizar la séptima Cumbre, el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, envío al Secretario General de la OEA un documento con los mandatos para la acción en el tema central de la Cumbre “Prosperidad con equidad: el desafío de la cooperación en las Américas”. Los mandatos están asociados a nueve temas, dos de ellos son la participación ciudadana y la gobernabilidad democrática.
El documento incluye una visión de los presidentes sobre estos dos temas y hacia donde deberían dirigir sus esfuerzos. En resumen, el interés de los jefes de Estado está asociado con el fortalecimiento del dialogo entre sociedad civil y actores sociales con el Estado para consolidar un canal de comunicación y consulta en el proceso de formulación e implementación de políticas públicas para lograr la inclusión social. También se quiere lograr mayor acceso a las TIC para crear nuevos mecanismos de participación. Además, se ve el empoderamiento de la mujer y la equidad de género como una manera de fortalecer la participación ciudadana, para lo que se propone mayor cooperación entre los países de la región para intercambiar experiencias de éxito y unir lazos culturales.

 

En cuanto a la gobernabilidad democrática, se tiene como objetivos garantizar una separación efectiva de los poderes junto con el desarrollo de mecanismos para involucrar a la ciudadanía en todo el ciclo de las políticas públicas. Por otra parte, le apuntan a fortalecer los órganos electorales para mejorar la transparencia en los procesos electorales y un proceso para acabar el subregistro de los ciudadanos. Finalmente, se buscan promover políticas de gobierno abierto para acabar con la corrupción y continuar con el respaldo de la OEA para hacer seguimiento a la Convención Interamericana Contra la Corrupción.

 

Una visión general ¿Quién reporta qué?

 

Institución
Mandatos
Participación Ciudadana
Gobernabilidad Democrática
Reporta
No Reporta
Reporta
No Reporta
OEA
BID
CEPAL
OPS
IICA
BCIE
CAF
BCD
BM
OIM
OIT
PNUD
Lo primero que se evidencia es que el GTCC ha trabajado más por el mandato de gobernabilidad democrática que por el de participación ciudadana donde únicamente tres organismosreportan acciones. Llama la atención que todavía hay seis organizaciones que aún no reportan trabajo en ninguno de los dos mandatos . Se debe resaltar la acción del PNUD, la CEPAL y la OEA que son las únicas que reportan acciones en ambos temas.
Cantidad de iniciativas llevadas a cabo por organismo en cada mandato
Gobernabilidad Democrática
Participación Ciudadana
OEA
7
4
BID
2
No reporta
CEPAL
1
1
BCIE
1
No reporta
CAF
2
No reporta
PNUD
6
2
En este punto se puede ver que sobre los mandatos asociados con la participación ciudadana la OEA ha estado más activa que la CEPAL y el PNUD. Frente al mandato de gobernabilidad democrática la OEA y el PNUD son las organizaciones que más trabajo han estado realizando .

 

¿Trabajo efectivo?

 

Ahora bien, se ha visto que diferentes organizaciones ya han comenzado a trabajar por los mandatos de los temas en estudio; sin embargo, ¿qué tan alineadas están esas iniciativas con los objetivos acordados para estos mandatos?

 

Frente al tema de participación ciudadana encontramos que la OEA es la que más ha llevado a cabo iniciativas. Una de ellas consiste en incluir a la sociedad civil en el proceso de seguimiento al cumplimiento de la Convención Interamericana Contra la Corrupción. Esta iniciativa está alineada con los mandatos de Panamá porque se busca que, a través de la participación ciudadana, disminuyan los índices de corrupción y así mejore también la gobernabilidad democrática.

 

Las otras tres iniciativas de la OEA sobre este punto son SAVIA (Salud y Vida en las Américas), Integración Social para Infractores Dependientes de Drogas, y el programa de certificación para prevenir, tratar y rehabilitar el consumo de drogas; que en realidad estarían mejor enmarcados en los mandatos de salud o seguridad. Ninguna de las tres incluye formas para garantizar participación ciudadana de acuerdo a los objetivos acordados en Panamá.

 

La CEPAL por su parte tiene una iniciativa más enfocada en los objetivosque apunta directamente a fortalecer la participación ciudadana. La iniciativa consistió en un curso para darle herramientas a los servidores públicos para que incorporen el modelo de planificación participativa en los procesos de formulación de los planes de desarrollo.

 

El PNUD también desarrolló iniciativas con la metodología de foro-taller pero desde el otro lado de la participación, el de la ciudadanía. Realizaron un trabajo de empoderamiento a jóvenes a través de la iniciativa IberJovenes, así como también a mujeres, indígenas y afro descendientes a través de la iniciativa Citizen Participation and Inclusion. En este caso le apuntaban al objetivo de fortalecer el rol de la mujer y de buscar mecanismos que faciliten el diálogo entre sociedad civil y Estado.

 

Frente a la gobernabilidad democrática la OEA tiene iniciativas que se alinean ampliamente con los mandatos de Panamá. Las iniciativas consisten en el seguimiento al cumplimiento de la Convención contra la Corrupción, asistencia técnica a los países para disminuir el subregistro de la población para que todos los ciudadanos que estén en capacidad de votar tengan cédula y puedan hacerlo, asistencia técnica en épocas de elección, y actividades para fortalecer el gobierno abierto y el acceso a la información.

 

La CEPAL reporta una iniciativa que consiste en un curso destinado a tomadores de política pública, o policy makers, para formular e implementar políticas de gobierno abierto. Sobre esta iniciativa llama la atención que se realiza en conjunto con la OEA lo cual permite que tenga un alcance mayor .

 

El BID se enfocó en combatir el subregistro con las dos iniciativas que está llevando a cabo en pro de la gobernabilidad democrática. Al igual que la OEA, está brindando asistencia técnica a los países para mejorar las practicas y la tecnología utilizada para que el proceso de registro de personas sea más eficiente.

 

La situación del Banco Interamericano de Integración Económica (BCIE) llama la atención. Reporta actividad en el punto de gobernabilidad democrática pero al hacer una revisión del informe se evidencia que lo reportado no guarda ninguna relación con lo establecido en Panamá. Lo reportado por el BCIE son una serie de medidas tomadas para asegurar recursos de cooperación provenientes de la Unión Europea.
LaCAF, por su parte, busca fortalecer el rol de la ciudadanía en los procesos de planeación. Estos esfuerzos se asemejan mucho a aquellos del PNUD y la CEPAL en el punto de participación democrática. Lo anterior debido a que laCAF busca, por un lado, capacitar a funcionarios públicos para que incorporen procesos de planeación participativa y, por otro lado, empoderar a la población para que identifiquen dificultades en sus comunidades y tomen acción.

 

Por último, el PNUD, al igual que la OEA, tiene iniciativas encaminadas a cumplir todos los puntos planteados en Panamá sobre gobernabilidad democrática. Tiene misiones de apoyo a procesos electorales, apoyo a procesos de planeación participativa a nivel territorial, y promoción de estrategias de gobierno abierto.

 

Reflexiones finales

 

Al hacer una revisión del primer informe del GTCC luego de la Cumbre de Panamá se identificaron una serie de ventajas, problemas y sugerencias. Algo que vale la pena resaltar es la forma como está dividido el informe. La división por organizaciones, mandatos, iniciativas por mandato y actividades, hace que los lectores puedan identificar fácilmente el tema de su interés y encontrar información sobre actividades, financiamiento, y beneficiarios. No obstante, esa estructura se puede convertir en un problema. El hecho de que esté todo tan detallado convierte al informe en un texto extenso que dificulta al lector abordarlo en su totalidad y lograr tener una visión global sobre lo que se está haciendo desde el GTCC.

 

La estructura del informe sugiere poca articulación entre las organizaciones parte del GTCC y lo hace ver como un documento que presenta sus miembros hacen de manera aislada. Se sugiere un formato que esté dividido por organizaciones, mandatos, y una breve síntesis de cada iniciativa con un hipervínculo donde se pueda encontrar el detalle de las actividades , con sus beneficiarios y financiamiento. Esto permite que el lector pueda tener una visión general del trabajo del GTCC y aparte pueda profundizar en aquellos temas de su interés u objeto de estudio.

 

Sobre los temas de fondo, resulta preocupante que solo la mitad de las organizaciones del GTCC hayan reportado actividad en alguno de los temas mencionados. No obstante, como ha pasado menos de un año desde la Cumbre, es posible que los otros organismos se hayan enfocado en desarrollar primero iniciativas en los temas propios de su área de trabajo. Otro tema que debe ser revisado son las iniciativas de la OEA sobre participación ciudadana y del BCIE sobre gobernabilidad democrática. Son iniciativas que no guardan relación con lo establecido en los mandatos de Panamá. Esto plantea la necesidad de generar iniciativas de calidad mas allá de generar muchas iniciativas que puede no estén siquiera apuntando al mandato en el que se incluyen.

 

Finalmente, se sugiere que se haga un mejor esfuerzo de articulación entre los organismos y entre ellos y otros actores como la sociedad civil. Se presentan casos como el de la CAF que está llevando a cabo iniciativas muy similares a las del PNUD y la CEPAL, o el del PNUD que está trabajando los temas electorales y de gobierno abierto de la misma forma que la OEA y la CEPAL. De tal manera que, al lograr mayor articulación entre las organizaciones, se puedan coordinar esfuerzos humanos, financieros y técnicos para que las intervenciones sean más exitosas y tengan mayor cobertura. Sólo así se logrará consolidar un verdadero Grupo de Trabajo Conjunto de las Cumbres.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s